Educación Integral en Familia  
menu_top menu_top
 
Creatividad Literaria


DELIA DELGADO

El dilema de nuestro amor…

Queríamos ser sin estar,
Amar en instantes sobrantes de un intrincado tiempo.
Segundos juntos,
Minutos compartidos,
Eternidades de agonías,
Siglos de soledades.
Soñar no es vivir,
Recordar no es sentir.

Los instantes no llenan milenios,
Un beso no calma días de sed;
Mientras mi cuerpo más necesitaba de ti,
Más lejanas eran las memorias del tiempo contigo.
Estabas a un momento de mi presencia,
Pero un océano se nos interponía,
Mojando la distancia de tu orilla y empapando mis ojos con su sal.

El mañana juntos,
Se convirtió en ahoras de soledad.
Hubiese deseado congelar el brillo de tus ojos,
Acariciándome;
Encerrar un beso en segundos constantes,
Atrapar tu aroma en una flor de cristal;
Y así detener el “hasta luego” dándole toda una vida de ventaja.

Aunque…

Aunque los ojos claros de ese adonis de hipnotizadora mirada,
Fascinaron a mis pensamientos,
No dejo huella.

Aunque el beso risueño de aquellos labios enternecedores,
Endulzo emociones,
No dejo rastro.

Aunque el rose seductor de esas manos,
Toco mi piel engendrando pasiones,
No marco el paso.

Pero tú,
Que eres ideal a mis deseos,

Fiel a mis añoranzas,
Creado solo para mí,
Como el pedazo que le falta a mi alma,
Como mi yo reflejado en ti.

Siendo quien deje huella,
Quien deje rastro,
Quien marque el paso.

Haciendo que tu luz y la mía,
Se unan en perfección,
Amándonos en una sola vida.

Ya

Instante relativo
Momento indefinido
Intento desesperado
Por demarcar lo ilimitado.
El segundo presente al borde del suicidio.
El Ya es algo inexistente
La quimera del presente
Que con la sola pretensión del pensamiento
Deja de ser.
Es el ahora fugaz, supuesto a ser ayer
Es el tris del tras,
Es el segundo en un santiamén,
Es el alto a lo actual.
Ya es la eternidad de la nada en el tiempo.
Ya taciturno
Ya inexistente
Ya condicionado
Ya vigente
Ya irreal
Ya no es ya
Ya no es
Ya es fue.

Fotografías

Son las pinturas baratas
de nuestros mejores momentos.
Herramienta de acceso
Al panel de nuestros recuerdos;
La ventana de acceso al pasado;

La llave deja fluir nuestras memorias
Proyectando en la mente los grandes instantes
Ante los protagonistas de esas vividas películas.
Son el arma más poderosa contra la emoción
Ya que despiertan sonrisas o llanto;
Disparan directo al corazón.
Son el espejo de nuestras etapas,
Son mi reflejo en el ayer.
Visiones en el desierto del tiempo.
Son mi puente para estar junto a ti,
La puerta de regreso a su lado.


Muerte a un Amor…

¡MUERE! Porque mientras no suceda,
Muero yo,
No te pido que te desangres, solo que desfallezcas,
Como lo hecho yo,
¡SUFRE! Como yo he sufrido.

Perece en mí,
Mientras sigas vivo
Mi alma se desgarra a trozos,
Fallece en mi mente,
Caduca en mi corazón.

Ahógate en mis lágrimas,
Envenénate como lo has hecho conmigo,
Quémate en mi rabia,
Asesina al sentimiento,
Aniquila al pensamiento.

Asesina este afecto para hacerme viuda de un amor difunto
Y así renacer en vida y darle existencia otros quereres.

Simplemente ¡Muere!

Errores

4:15 de la madrugada,
Estoy despierta a oscuras,
Mientras la conciencia me ataca por la espalda;
Mis errores se repiten ante mí
“Van bailando un tango alrededor de la cama.”


SOPHÍA CORDERO

Soy el corazón

Soy el corazón hambriento. Soy el corazón vacío, el que no late,
el que no bombea, el que no grita, el corazón insensible, falto de
sangre, falto de tacto, falto de miradas, soy el corazón muerto.
Soy el corazón sobrecargado de preocupaciones, pasados destejidos
y desorganizados, el corazón con pasado sofocante. Soy el corazón
perdido en el bosque blanco, en el bosque blanco. Soy el corazón
invisible, en el bosque blanco.

Mirar y sentir

¿Por qué tengo que entender cómo puede mi corazón estar lleno y vacío, ambos a la misma vez? Ahora, después de tanto tiempo, donde sólo lo había sentido, donde sólo lo había sufrido, ahora puedo verlo, mis ojos lo ven. Pero aunque pueda verlo, no cambia lo que siento, porque los ojos engañan, el corazón no. Quiero mostrártelo, mi corazón, aunque sólo lo podrás ver, y no te importará, porque los ojos engañan y sólo mi corazón lo siente, tú jamás, sólo mi corazón lo siente, tú jamás lo sentirás. Tú sólo miras, sólo observas, sólo contemplas, sólo verás inconscientemente que te hago falta, que añoras los instantes y te dolerán los ojos de verlo, pero jamás lo sentirás, tu corazón jamás lo sufrirá, y tendrás “una felicidad incompleta, nostalgia”, que aunque él me sustituya, aunque él ahora te acompañe, tendrás “una eterna soledad”, porque tú sólo veías, tú sólo mirabas, tú jamás lo sentiste, tú sólo mirabas, tú… nunca me sentiste.

Poema #4

Sólo escucho un leve murmullo de tu voz, de mi corazón, de tu corazón, reclamando los pedazos, los pocos pedazos de mi alma que quedan de los que tú lanzaste al abismo, a los mendigos, a los amantes de la pobreza, a los miserables, de lo que tú llamabas compartir. te odio por lo que eres, por lo que quieres ser, por lo que los demás quieren que seas, te odio porque traicionaste mi confianza, por haber tomado mi alma como juguete, sabiendo tú que era de porcelana, frágil, sabiendo tú que la habían roto, roto tantas veces. no sigas, déjame ya, no despiertes a la bestia que luego no podrás domar, que luego no podrás controlar, la distancia nos hará bien. la distancia, y no yo, será tu mejor aliada.

Tu mirada

tu mirada, esa mirada de miel, caramelo y mermelada, oh dulce y suave mirada, que roza mi lengua, la envuelve, ese sabor dulce y placentero de tu mirada. amado mío, no, nunca dejes de mirarme, pues has apresado mi corazón con uno de tus ojos, y ya no puedo escaparme, ya he intentado varias formas para esquivarte, pero donde quiera que voy, tu mirada me envuelve y me arrebata, y para qué esquivarte, para qué intentar escaparme, si con tal manera de mirar, me elevas, me elevas al cielo, y no puedo bajar, no quiero bajar, es un sentimiento inexplicable el que provoca tu mirada, tu dulce mirada, el dulce sabor de tu mirada.

La muerte blanca

inspiración y cansancio hacen una mezcla que turba el ave en su vuelo hacia la satisfacción, daña su curso y le manda besos a la muerte. besos correspondidos... tristemente correspondidos, mientras comenzamos a bailar y a enredarnos en la nieve... nos quema el cuerpo... sopla el aire frío que nos corta la piel. ninguno de los dos tenemos que entender nada, es la muerte blanca, los besos han sido correspondidos, somos amados por el hades. nuestra piel escupe la sangre encargada de ahogarnos, se escapa entre los dedos y nada con el viento hasta nuestro cuello erizando la piel, ahogando primero nuestros sueños, rompiendo y desgarrando toda esperanza. nos hundimos en la nieve como arena movediza, lenta y silenciosa, la sangre nos cubre los muslos, nos hace el amor.

Abrázame, agradezco tu compañía, es la muerte blanca, el hades nos ama. yo te miro, tú me miras, miradas dormidas, te deseo con la mirada, te toco con la mirada, y escucho, el ave cae a nuestro lado... rozamos nuestros labios, teñidos de rojo, susurramos las palabras, las últimas palabras, nos hundimos, nos ahogamos en nuestras palabras, robándole la suerte a la sangre, es la muerte blanca... el hades nos ama.

Mi ave mensajera

Vuela alto, muy alto,
Alto volarás y el mensaje llevarás
A esa que dentro de mi corazón ha tomado lugar,
Esa que mi corazón ha logrado conquistar.

Dile que la amo y por favor no dilates en llegar
Aunque ella dilató tanto, tanto para traer a mi vida
Esta hermosa felicidad, dile también que muero
por tenerla entre mis brazos, que desespero por suspirarle
Por susurrarle al oído: “te amo”.

Pero por favor no regreses, quédate con ella
Hazle compañía hasta el día en que por fin ella sea mía,
Mía en cuerpo, mía en alma,
Mía después de haber vencido esta distancia.

Ave mensajera, dile que el amor no desespera,
Que tenga paciencia, que pronto nos abrazaremos
Y entre velas nos amaremos… toda la noche
Vuela alto, muy alto, mi ave mensajera.

Poema # 8

sentirlo dentro, profundo, martillando mi alma, lamiendo mi corazón, percibirlo desde afuera, una coraza impenetrable, tu amor. martillazos al alma, martillazos de lágrimas, eterna, interminable, infinita, maldita distancia. kilómetros que parecen imposibles, y una vida con una necesidad constante. no existe el nirvana. siempre nos encontraremos entre dos sentimientos, la tristeza y el amor. una lágrima y una sonrisa, un deseo hermoso pero imposible, un anhelo que quema, y que jamás se podrá apagar. una felicidad incompleta y una mente llena de soledad.

Amor impotente quiero palparte y se me hace imposible, la impotencia rodea este amor como fiera que rodea su presa, recordar tus manos probando mi cuerpo, me tortura, me enloquece, y me gusta. nuestro amor se ha vuelto una esclavitud consentida y cada día que pasa las cadenas me hacen sangrar las venas. tu mirada me tiene inspirada y tu llegada, que no la esperaba. te amo, y se me hace tan fácil escribirlo y tan difícil decírtelo, intento, pero tus ojos bajan mi mirada y tu voz enreda mi lengua…


ALEXIS RODRÍGUEZ

Destino

Camino por una ciudad de tinieblas
acompañado por la tristeza.
Paso por pasillos arrasados,
por una tormenta de penas y amarguras.
observo personas atormentadas
por la soledad de la vida.
Sin importarme esto, sigo caminando.

Melancólico recuerdo los momentos
más amargos de mi vida.
Lloro, río, grito, como un loco desesperado,
con un corazón tan negro
como las tinieblas que dejo atrás,
sin pensar en lo que pasará.

Me mantengo firme en mi camino,
en mi búsqueda de lo desconocido,
que me atrae y me lleva más profundo
hacia mi destino… la muerte.

Con palabras de Paz

Frente a cuerpos vacíos
Dos piedras enlazadas en la noche
Son raíces

Frente a dos cuerpos
La noche es relámpago

Dos cuerpos en el cielo
Son olas que caen dos veces
En un océano desierto

Dos cuerpos son dos piedras
Son astros
Frente a frente a dos navajas.

Como podría ser

Una llama se torna azul
La vida es como un blues
Las noches son grises
La vida no es simple.

La lluvia se detiene en medio de la nada
Las horas no pasan, la vida no se detiene en el momento.

Cristales azules

Me siento como un cristal que se destroza,
Vida por muerte, como una moneda que cae al vacío.

Tanto dolor, tanta falta de amor, tantas noches sin verte.

Una dama blanca sin pecho,
Un cuchillo clavado en el cuerpo de la inocencia.

Tanta locura sin remedio, falta la luz, la oscuridad,
Tantas horas sin poder recordar,
Paredes y muros, poemas y diluvios, muerte y deseo de morir.

Horas tras horas, busco la salida,
Paso por paso desgarro mis heridas
Cada vez hay más sangre, sangre por vida,
Pensamientos de las cortinas, soledades del oscuro,
Canciones de otro mundo.

Palabras escritas en verso,
Prosa con las mismas señoras,
Imponente cuervo que se come lo que ya no tengo…


Hoy

Hoy será el día
En que veré mi muerte pasar.

Y la saludaré con alegría
Con la soledad a mi lado.

Y le diré adiós más tarde
En el lecho del funeral.


PAMELA OGANDO

Impresiones

Choqué con el tiempo,
Con sus manos heladas, con su sonrisa siniestra
Con su cautiva mirada.

Me encontré con la tierra,
Con su pelo rizado, sus piernas de azúcar
Y sus manos doradas.

Me tropecé con lo oscuro, con su voz tentadora,
Con sus suaves augurios,
Con su malvada esperanza.

Me caí con la luna,
Me cobijó la dulzura,
Me dormí con las hojas que al llorar no pasaban.


Jugando a la Rayuela

Nos guiamos de calles para tomar un sí o un no, un tal vez o un no sé.
¿Conformismo? Puede ser… o más bien una invención de nuestros muros,
nuestras calles, un sí o un no, un tal vez o un no sé. Quizás es el
tornillo nuestra paz, quizás nos ardemos de adentro hacia fuera, o de
una vez por todas en paz y basta.

*

Dos lunas enamoradas caminando por las calles de París, el paraguas que
cubría sus cuerpos encontrados en la Place de la Concorde se rompía en
pedazos por la furia de su amor. Y de golpe entre dos medias lunas se
cuenta un gran pedazo de su adiós. Mientras que su puente es el Pont
des Arts y su hora la noche, el amarillo su color. Se desvanece el
terrón de azúcar sumergido en el tejido de su olor. Ella la Maga y él
solo una voz, dos lunas enamoradas caminando sin dirección.

*

Y toca su boca y es como si saliera de su mano y la siente temblar
contra él como una luna en el agua. Y la quiere, la busca, la espera.
Es como un fantasma que quisiera encontrar. Y él la mira y se mira; y
es un aire pesado que va y viene como un suave perfume.

*

Y eran dos peces que si no se reflejaban estaban tristes, si su agua se
enfriaba se moría su amor. Y danzaban por las calles de París
reflejados en las vitrinas de aquellos… de colores. Y su amor era
delicado y se instalaba en formas privadas de tercera dimensión.

*

Y las palabras son sólo palabras y las pinturas sólo pinturas. O las
palabras sólo pinturas y las pinturas sólo palabras. Y los humanos sólo
humanos o los humanos sólo palabras. ¿Y la diferencia? Sólo existe en
cada partícula, en cada ser humano.

¿Cuántas veces me pregunto si esto es algo más que escritura? No
sabemos lo que esconden nuestros muros; si cada humano fuera un
napolitano y cada muro un tornillo…

*

Principio, pienso y hablo. Todos en algún momento somos como un testigo,
un objeto que observa y no reacciona. Creemos que estamos y no estamos.
Felices los que eligen, los que aceptan ser elegidos. Feliz ella que
estaba adentro, feliz él que observaba.

*

Dos pisos de un apartamento en una ciudad donde todo lo visible es
invisible para el ser humano.

Primer piso: lo veo y no lo noto, o veo algo y lo noto ¿y lo demás? Se
olvida en el espacio, en un retrato o un baúl sin recuerdo en mi memoria.

Segundo piso: lo veo, lo noto, me fijo. Esa es la diferencia entre un
testigo y un observador. Sólo veo el oro o simplemente veo las hojas,
cada célula donde se esconden unas minúsculas partículas de oro viejo.
Feliz yo que estoy adentro, feliz el que sólo observa.

*

¿El destino o una simple casualidad? Se citaban en cierto lugar como
dos extraños que se encuentran en un café y proponen un segundo
encuentro. Él era un mundo nuevo para ella y ella un libro más para
conocer. Él no creía en que era una simple casualidad y a ella le
molestaba su inseguridad y su método. Dos libros interesantes para
conocer, para ella un libro menos y para él un libro más.

*

¿Qué es en el fondo esa historia de encontrar un edén, otro mundo?
Si acabáramos de entender en verdad lo que es, nunca lo entenderíamos o
simplemente no lo encontraríamos. Y llamar moderno a nuestro tiempo,
no sería lo más adecuado, mejor llamémosle nostalgia. Todo da vueltas
y nos lleva a la nostalgia. Todo lo que leemos, lo que vemos, lo que
sentimos, lo que vivimos, lo que padecemos, todo nos lleva a la
nostalgia.

*

Ella ere su espía y su testigo y el solo el antagonista de su propia vida.
Noches con vasos de espuma por la mitad y una cama que olía a sus
cuerpos. Desorden que no encontraba una puerta y que ella no quería ver.

*

La vida un salto que nos atrevemos a dar. Una especie de mujer que juega
con el hombre o nosotros jugamos con ella. La vida, pasando como un
baile lento que cuenta una historia, una historia sobre un hecho vivido,
sobre un hecho real.

*

Ella era su espía y su testigo y él sólo el antagonista de su propia vida.
Noches con vasos de espuma por la mitad y una cama que olía a sus cuerpos.
Desorden que no encontraba una puerta y que ella no quería ver.

*

El jazz ¿simple música? ¿O un estilo de vida? Y se encerraban en un
barrio latino una noche húmeda con las nubes aplastadas y algunas gotas
de agua en el viento. Y admiraban lo admirable y se perdían en una
guitarra, en un saxofón y en el corazón.

*

El amor… esa palabra que era suicidio, un tormento que no sirve de
puente porque jamás Wright ni Le Corbusier van a construir un puente
sostenido de un solo lado. Y le temo a tu forma de conjugar, a tu forma
tan sencilla de amar.

*

Y las noches de París eran solamente signos. Las rayuelas eran signos,
los bancos eran signos. Sólo dos sombras que al final eran signos,
caminando por una calle negra. Una sombra dibujada mujer que no entendía
los rudimentos de la metafísica o la filosofía Zen. El otro un hombre
dibujado sombra capaz de llenarle su centro y algo más. Al final eran
simplemente eso: dos signos; una sombra dibujada mujer y el otro un
hombre dibujado sombra.


GÉNESIS SOSA

Soledad

La soledad me rodea,
Todo me molesta,
Nada me contenta.

Veo la vida rojo con negro,
Donde todo es sangre y sufrimiento.

He caído en depresión y tu mano me
Salvo, pero por la presión recaigo.

Veo el mundo de las drogas
Y el alcohol más sin embargo
Quiero un vuelo a tu corazón.

Oigo los murmullos de clemencias,
Oigo el llanto de las personas,
Mas no oigo mi propio murmullo.

Me siento sucia y cargada,
Alejada de la humanidad,
Pero por tus besos me puedo acercar
Y hasta mi alma te puedo entregar.

Los no

El no de la soledad,
El no del miedo,
El no de la amargura.

El no de las almas arrepentidas
Del purgatorio,
El no de las novias llorosas y arrepentidas,
El no del llanto de las viejas moribundas.

El no de los padres al negarse,
El no de la nada,
El no del aburrimiento.

El no de esta línea,
El no de este verso,
El no de este poema,
El no de la vida dura,
El no de la escritora.

¿Cuándo fue?

¿Cuándo fue
La última noche en tus brazos?
No lo sé, talvez antes
De esa noticia cruel.

¿Cuándo fue la última vez que escuché
Aquel cantar hermoso de los pájaros?
No lo sé, quizás cuando estuve en tus brazos.

¿Cuándo fue
La última vez que desperté
Y vi la belleza de la mañana?
No lo sé, puede ser que la última vez
Que estuve En tus brazos, observando los pájaros.

Me hace falta escucharte
Decirte te amo como la última vez,
Estando en tus brazos,
Observando los pájaros.

¿Cuándo fue la última vez?


ZAHIRA GUERRERO

Oscuridad

Amante de la luna,
¿Por qué todos han de temerte?
¿Por qué sólo sangre corre por tus vías?

Mientras otros te temen, yo te amo.
Sólo en ti he podido encontrar el misterio,
Sólo por ti haría cualquier cosa,
Sólo en ti he de refugiarme.

Todavía pregunto quién puede temerte.
¿Los asesinos, los amantes?
Sólo tú tienes miedo de ti misma.

¿Qué te pasa oscuridad?
¿Por qué estás feliz?
¿Por qué te noto diferente?
Será porque la muerte buscó su muerte,
Quizás porque la vida se fue sin vida.


EDUARDO SORRIBAS

Por la sonrisa perdida

"A realidade nao precisa de mim"
Fernando Pessoa

No puedo llenarme de mí la boca
necesito...
no me necesitan
no estoy en una lágrima

Pero soy una gota de noche
que fluye por este río
que sería sin mí

No encuentro en mi curso
palabras que me atrapen
Mis espejos no reflejan
Soy sólo una gota
triste

Rubio naranja (para Laurie)

Y tú
quitándole el silencio a las palabras
como arrancadas de raíz
como erigidas de miel y de sal

Y tú
con pasos inéditos
con dioses naranjas en los pies

y seguiremos sabiendo que tu espejo está dañado
y seguiremos sabiendo que sí existes
y seguiremos sabiendo tan poco

Pero así
rota la máscara
eres la rosa
y ellos (ellos)
son el invierno

Como una lágrima

Mi rostro es una lágrima desnuda
fluyendo en lo claro
en el trayecto de ojos ciegos
que dibujan sueños y dolencias en mi rostro
que es como una lágrima descalza
cansada de dibujos
y de miradas
cansada de mentiras,
de palabras

como una lágrima íntima
que refleja los pálidos rostros
las cantadas sonrisas
los cálidos ojos,
así es mi rostro,
lágrima desnuda
cansada de palabras, palabras y palabras
así,
lágrima sedienta
de algo atrás de las palabras

El nombre

Dibújame
mánchame
tócame
engáñame otra vez
pinta mis palabras
toca el verso que te baila de noche
puéblame de sonrisas
mírame con las manos
y no dejes que se canse entre la niebla
el nombre que nos mancha
que nos acaba
que nos atraca en luz y sombra
el nombre...
que nos mata

Espejo

Arráncame el color de las manos
mira el júbilo con el que los días tejen las ciudades
que inmortalizan mi historia intraducible
Mira el vicio del papel que reposa en mis labios
pero no los escuches
elude cada letra
y recorre la jaula que apresa la parda textura de los días
pero no la abras
no dejes que escape el que me salva del abismo profundo
de la eterna noche
que vemos aun...
tras el quebrado espejo

GS

En tu claustro
con inútiles palabras
y tu fruta de sangre

Solo
pisado como un insecto
con gracias sin dar

y sin que en tu nombre
lata un corazón
corra una lágrima
de la mirada
te quita el alba
tu muerte

Sin título

Has dejado
caminando entre unos labios
un recuerdo

Mantenerte en un espejo
no me quitará tu ausencia
no eliminará tu falta
no me traerá tu presencia
ya no existes

El olvido no te matará
estás muerto
El recuerdo no eres.

 

 
     
 
> Conmemoración Día de Juan Pablo Duarte. Sexto y Séptimo
 
 
 
> Feria Científica y Cultural 
 
 
 
> Entrega de diplomas a estudiantes meritorios 
 
 
 
> Charla con las personas de "Cortés Chocolates Munne"
 
 
 


> Paseo estudiantes meritorios 
 

 
 
> Noche Cultural dirigida a las Familias
 
 
 
 
       © 2011 Todos los Derechos Reservados. Colegio Jaime Molina Mota
E-mail: info@jmm.edu.do • Teléfono: 809-566-4812 • Fax: 809-473-4178 • Santo Domingo, República Dominicana